Lunes, Julio 13, 2020
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

LOS GORRIONES

IMG 20200517 WA0009Mientras el paisaje refresca mis pensamientos en el ventanal de mi mirada, descubro de nuevo los gorriones como fichas de damas de tablero, que quieren jugar a enhebrar la mañana de trazos invisibles, garabatos acrobáticos que liberan la energía del movimiento.

Y ensimismado  en el color de las hojas de los olivos y la belleza natural de sus cimientos en la tierra, intento captar el arte instintivo de los vuelos. Hasta que una fugaz nostalgia me envía de nuevo a mi infancia.

 

Aquellas tardes de primavera, corriendo con los amiguetes del barrio La Gavia por las lomas y laderas,  jugando libres como las aves, saltando de alegrías inocentes. Éramos los dueños de un mundo humilde, lleno de sensaciones y aromas naturales, estábamos tan integrados con la naturaleza que formamos parte de los ciclos, con la normalidad de los días. Pocas cosas alteraban nuestras mentes más que el aprendizaje espontáneo de la observación. 

Y entonces los gorriones nos imitaban, querían compartir nuestra alegría, era un canto a la belleza de la libertad. Nos quitábamos las camisetas, cogíamos los palos de la escoba y enganchábamos en la punta en forma de bandera, para animar la danza de los gorriones  y su festín de primavera. Agitábamos separados los palos en el aire, describiendo diferentes movimientos y se producía el milagro de sus acrobacias.

Venían en bandadas a jugar con nosotros. Increíble destreza, sus movimientos pasaban tan cerca de nosotros que nos intimidaban a ver quién lanzaba más giros y piruetas. Aquellos bumerang negros, lunas rotas azabache, eran puro arte y destreza.

La gente mayor nos decía que era imposible cogerlos de lo rápido que volaban y que nunca se posaban. Claro está que aquella silueta de media luna negra desplegada, escondía un pajarillo titiritero que pasaba invisible ante nuestros ojos salvo cuando iniciaban los ritos acrobáticos de su danza.

FELI SANTANA

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar