EL ÚLTIMO MOLINERO

(La Molina de viento de La Asomada-Fuerteventura)

Francisco Cabrera Oramas vuelve a dar vida a la molina de La Asomada donde elabora el gofio como hacían sus ancestros

molina asomadaTras sufrir un accidente que le mantuvo apartado del oficio, el molinero Francisco Cabrera Oramas regresa a sus labores en el Museo del Gofio de Tetir y la molina de La Asomada, donde mantiene la elaboración artesanal del gofio. El tostado se realiza tal y como se elaboraba hace 300 años, casi los mismos que tiene la molina de La Asomada.

Francisco, considerado el único molinero de molina de viento en activo, explica la elaboración: “con un removedor mezclamos el grano canario (millo, trigo y cebada) y le añadimos tierra blanca o arena de barranco”. Más detalles: la picadura con la piedra, que debe ser pura de lava y de Lajares, se realiza en las molinas, mientras que en los molinos se tritura la harina.

LOS HIJOS DEL VIENTO

rafa naveaLa historia de Canarias está ligada irremisiblemente a los movimientos migratorios clandestinos de sus habitantes en múltiples momentos a lo largo de los siglos, principalmente hacia el continente americano. Los últimos flujos importantes se dieron en los años 40 y 50, en pleno siglo XX,   y tuvieron como destino Venezuela. Una vez que se revisan los archivos de los historiadores que relatan las causas y maneras en que miles de isleños emprendieron este viaje, no se puede poner en duda la audacia y valor temerario que enfrentaban en busca de futuro y esperanza

Y es que durante el período que transcurre entre la Guerra Civil   Española   y 1952, son muchos los canarios que se arriesgan a realizar una travesía de más de 3.000 millas marinas en todo tipo de embarcaciones, algunas de ellas de apenas nueve metros de eslora, con el objeto de arribar a los puertos venezolanos. Si bien este tipo de emigración es una constante desde el siglo XVI y supuso una acusada despoblación insular y el desequilibrio entre el número de mujeres y hombres jóvenes en el archipiélago, es hacia 1930 que se cierra uno de los períodos de la emigración canaria a América. La crisis del capitalismo a nivel mundial por un lado, y el advenimiento de la República en España y las expectativas que genera entre las clases trabajadoras, por otro, suponen un atisbo de futuro entre los habitantes de las islas y la apuesta por permanecer en su tierra.

NOTAS HISTÓRICAS SOBRE LOS CINES DE VALSEQUILLO

negreteSi leemos una obra titulada “La Sofía Loren de Arenales y Otras Historias” inserta en las Memorias de quien fuera proyeccionista de Cine en Gran Canaria durante décadas, Rafael Hernández Marrero, tendríamos datos técnicos e históricos sobre la gran mayoría de los Cines de Gran Canaria durante el siglo XX. Digo la “gran mayoría” y no la totalidad porque, en el caso del municipio de Valsequillo de Gran Canaria refleja los datos sobre el antiguo Cine San Miguel en Valsequillo Casco y el antiguo Cine Tenteniguada en la propia Tenteniguada, y desgraciadamente no refleja datos sobre el Cine Valsequillo o “El Cine” que funcionó en Valsequillo Casco con anterioridad al de San Miguel.

Hay constancia de un primer cine en la hoy calle Isla de Tenerife puesto en marcha por D. Rogelio Quintana. Posteriormente se abre el Cine Valsequillo o “El Cine” por parte de D Juan Suárez Alemán, hijo, que se ubicaba en la zona de la calle principal de Valsequillo Casco, en los bajos de un inmueble aún en pie que actualmente tienen uso de local y comercial, enfrente y muy cerca hoy de varias sucursales bancarias, en el cual han estado instalados una tienda de alquiler de películas, la primera farmacia, tienda de animales y actualmente peluquería. Tras el primer empresario que lo puso en marcha tomó las riendas del Cine D Francisco Martel Suárez, siendo el maquinista Miguel López Peñate. Los asientos eran de chapa marina, y también se empleó como espacio para eventos sociales. Funcionó durante buena parte de la pasada década de los 60.

UNA TRADICIÓN EN LA MEMORIA: LOS CHICLES DE TABAIBA

tabaiba dulceLa tabaiba dulce o mansa es una planta endémica de las Islas Canarias y además símbolo vegetal de la isla de Lanzarote. Es una especie muy extendida y resistente de las zonas bajas que a lo largo de historia ha tenido diversos usos: medicinales, para la pesca, como pegamento, como chicles para ensalivar y fortalecer la dentadura, para hacer utensilios y tapones con su madera, para calafateo, etc.

La tabaiba es un arbusto que puede tener desde un par de palmos de altura hasta uno o dos metros, o más en casos aislados; de tronco robusto, tallos ramificados, nudosos, blanco a grisáceos; hojas pequeñas, carnosas, de color verde pálido, que se agrupan en rosetas terminales; las flores se desarrollan justo en medio de las hojas donde finalmente dan lugar a un fruto globoso como un pequeño higo de color rojizo. Al cortar la planta exuda un látex blanco y pegajoso que coagula en horas quedando una masa elástica fácil de moldear o masticar.

LOS POZOS DE NIEVE

Regreso ventoso a una cumbre blanca que lleva a repasar los beneficios de los prebendados de la Catedral con su nevería

      POZOS NIEVES 5      Desde diciembre hasta abril nevaba copiosamente en la cumbre de la isla en más de la mitad de los años en que se explotaba económicamente la nieve durante los siglos XVII, XVIII y XIX. En la actualidad nieva solo ocasionalmente y con menor intensidad que en el pasado. Los meses de enero y febrero fueron los más abundantes en nevadas durante esos siglos, cuando el Cabildo Catedral, con sede en la sala capitular del patio de Los Naranjos anexo al templo catedralicio, utilizaba los dos pozos de nieve de la cumbre de Gran Canaria, construidos en 1694 y 1699, para consumo de la fría sustancia por sus prebendados, surtir a los hospitales del hielo necesario para adormecer las zonas dañadas de los pacientes en la práctica de la cirugía o simplemente bajar la fiebre, vendiendo el resto al público para botillería (refrescos) en la nevería situada en la fachada del naciente de la catedral. Hoy constituyen ambas excavaciones un importante patrimonio arqueológico en la alta zona de la cumbre dominada por pinos canarios, retamas amarillas, salvia blanca, gamonas, taginastes blancos, codesos y coloridos alhelíes del monte, al socaire de las instalaciones militares de la estación de vigilancia aérea, EVA 21, y de la superficie que se utiliza como ocasional helipuerto.

APUNTES HISTÓRICOS SOBRE EL CUARTEL DE EL COLMENAR

EL CUARTEL DE EL COLMENAR Y LOS EPISODIOS NACIONALES DE GALDÓS (Valsequillo de Gran Canaria).

Cuartel Colmenares 1930 Valsequillo       El histórico Cuartel de El Colmenar se ubica y forma parte del caserío de Valsequillo de Gran Canaria conocido El Colmenar Bajo, en una terraza intermedia sobre la ladera norte del cauce del Barranco de San Miguel , una vez pasado el Casco valsequillero y previo al Puente de San Miguel y Molino de El Colmenar.

    El Cuartel de El Colmenar no ofrece la tipología propia de las construcciones y militares defensivas canarias de su tiempo, más propias de diseños de ingeniería militar renacentista que los pensaba como rocosos baluartes de planta geométrica, cuadrangular o circular; sino que está conformado por un conjunto de edificaciones tradicionales canarias construidas en 1530, tratándose de una de las edificaciones históricas más antiguas de Gran Canaria conservadas tras la Conquista, y reformadas en las centurias posteriores, y que se destinó como alojamiento de tropas de Caballería, las cuales aprovechaban su inmediatez física con el cauce del barranco para cabalgar por dicha vía en momentos de acudir ante cualquier invasión que desde el exterior pudiera suceder. Esta puede ser la razón de que no se enclavase en la cúspide de la Montaña de El Helechal, por ejemplo, donde se podía dominar con rotundidad desde lo alto la visión estratégica de la zona, sino al contrario, se localiza semiescondido tras y debajo de Valsequillo Casco.

Página 1 de 2